domingo, 2 de diciembre de 2018

Reflexión sobre la despoblación


Hartos de la despoblación

Esta palabra es la mas repetida en el entorno que me muevo en los dos o tres últimos años y la verdad es que genera un cierto hartazgo en un buen número de personas residentes de continuo en el mundo rural y, sipungo, que también en quienes estan en contacto con él.

Por una parte el vivir con la despoblación te quita posibilidades y servicios que en ocasiones consideras básicos, aunque siempre hay que cuestionar lo que hoy en día entendemos como tal o con la palabra necesidad, que todavía es más peligrosa. Es cierto que el sistema sanitario se ve afectado por la falta de compromiso de este sector, por supuesto no todos, para desplazarse o desarrollar su tarea en un mundo carente de algunos pequeños servicios. No lo es menos que hay una cierta precariedad laboral, y en el mismo sentido la dificultad para cubrir algunos puestos de trabajo. Quizás la educación es donde menos se note, pero hay limitaciones de tiempo y espacio para desarrollar ciertas actividades extraescolares, que por otra parte en ocasiones no se sabe si es muy conveniente desarrollarlas. Las redes de comunicación modernas por supuesto que han llegado, aunque quizás les falte velocidad y en algunos casos disponibilidad, pero es cierto que para las labores diarias suele ser suficiente y si resulta que lo que más tenemos es tiempo, para que queremos correr tanto, es posible que pasarse a la vida slow o tranquila, quitando esnobismos que no son muy rurales, sería una manera de vivir nuestra identidad. Las comunicaciones carreteras no son una maravilla, pero tampoco necesitamos autovías a todas manos para no ocuparlas y para que nos vayamos más rápido de los pueblos en lugar de para llegar antes; ferrocarril, AVE, aeropuertos no es que tengamos mucha necesidad, excepto alguna línea ferroviaria que de posibilidades de distribuir los productos que se generan en estas tierras. Todas estas carencias y otras muchas cosas producen una cierta hartura y cansancio.

Pero lo que realmente nos harta a algunos y creo que bastantes de estos residentes en zonas con muy baja densidad de población, es el aprovechamiento que están haciendo algunos de esta situación para propio beneficio o para generar encuentros y jornadas que poco o nada aportan y casi siempre se celebran en grandes ciudades, pues es donde hay población para llenar el aforo. También que a algunos se les ve la patita de que lo que se busca son fondos de distintas procedencias para crear infraestructura y estructuras que vivan de la despoblación, pero sin cambiar la misma. Peor todavía cuando se usa como argumentario con tintas racistas o xenófobos o se quiere utilizar para la conquista de votos y de vetos. El tono de desasosiego sube cuando con esta excusa se intenta recoger todo aquello que los demás no quieren o se intenta engañar con proyectos o actividades que en nada benefician a los actuales y futuros residentes del medio rural y  sólo sirve la despoblación como excusa para instalar cuantos más parques eólicos mejor, destruyan lo que destruyan, o cuantas más empresas contaminantes mejor, pues más valer vivir ahogados que tener tanto desahogo, cuantos más vertederos o extracciones de riqueza pues más puestos de trabajo, aunque sean de mala calidad y nocivos. Y así podiamos seguir un buen rato.

Alguno dirá, ya están los del pueblo con su nula visión del futuro y su conformismo fruto de la falta de cultura o quizás sólo del adormilamiento que produce tanta pasividad. Pero es que ya no cabe mas discurso y hay que pasar a presentar propuestas, como las que cada día llevamos a cabo en distintos puntos de las zonas despobladas; es que ya estamos deseosos de propuestas que partan y vuelvan al mundo rural; de experiencias, que existen muchas, que ayuden a revitalizar las zonas vaciadas; de gentes que trasladen su domicilio porque de verdad se dan cuenta que vivir es algo distinto a consumir y amontonarse para hacerlo.

Algunos quieren un mundo rural que responda a esta palabra, que preserve su cultura, que conserve la riqueza natural heredada, que ofrezca un modelo de educación ecosocial y comunitaria, que valore los recursos por encima de las necesidades, que apueste por la equidad y no por la justicia, que se cuente con él a la hora de tomar decisiones que le afecten, que en definitiva se crea que un futuro diferente es posible y que cambiando el modelo cambiarán las dinámicas poblacionales.

En toda esta tarea nadie debe quedar excluido ni apartado, pero hay ideas y proyectos que no tienen cabida. Si todos a una pasáramos a la acción otra suerte nos esperaría. La utopía es alcanzable sólo en parte, pero se puede buscar.

Javier Oquendo



viernes, 10 de agosto de 2018

Noveno día del Cuarto turno

Por un problema con el ordenador ayer no pudimos publicar la noticia y las fotos del día.
Hoy es el último día y ha sido una jornada de terminar proyectos, de recoger firmas y direcciones, de analizar lo vivido estos días.
Ahora es la hora de la verbena, que practicamente pone fin a la experiecia del campamento.
Os vamos a dejar muchas imágenes de estos días y que sean los chic@s quienes os cuenten todo lo que han hecho y vivido.


















                                            Hasta siempre.

miércoles, 8 de agosto de 2018

Séptimo día del cuarto turno

Ya de regreso de la marcha, con bastante mas fresco que en días anteriores. Ahora nos damos una buena ducha y como nuevos.
Ayer la jornada transcurrió entre Las Parras de Castellote y Jaganta, dos pequeñas poblaciones en las que estos días hay bastante gente. Por la mañana y tras llegar nos refrescamos los pies en el lavadero de Las Parras, que el agua esta helada y a comer. Luego el concurso de furor y marcha corta a Jaganta para ver su molino de aceite y realizar un juego por sus calles..Por la noche unas leyendas con la fresca en distintos rincones del pueblo.
Os dejamos las imágenes.













Hasta mañana

martes, 7 de agosto de 2018

Sexto día del Cuarto turno

La jornada de ayer estuvo centrada en el mundo de los piratas y por la mañana jugaron a la ruleta del loro, para conseguir puntos y elegir la canción que mas les gustaba para realizar la coreografía del festival noctruno.
Después de comer nos cayo un pequeño chaparrón que no sirvió para refrescar mucho, aunque por la noche no hacía tanta calor.
El festival además de las actuaciones de los grupos tuvo distintas pruebas y concursos de habilidades de los participantes.
Os dejamos algunas imágenes para que os podáis hacer una idea.



















Hoy hay muchas imágenes, esperamos que os guste.
Hasta mañana.

lunes, 6 de agosto de 2018

Quinto día del cuarto turno

Ya casi estamos a la mitad del campamento y el grupo ya esta mucho más unido y, por supuesto, se conocen todos al ser un poco más reducido.
Ayer tuvimos las olimpiadas de agua y de tierra, en la que con pruebas divertidas los equipos compitieron tanto en el agua como en actividades realizadas en la pista de deportes.
Por la noche y con un  poco más de frescor, pudimos ver una película en el exterior.
Os dejamos algunas imágenes del día.












Hasta mañana.